Crisis final del globalismo y resurgimiento del nacionalismo - parte 2 | MNIP

Crisis final del globalismo y resurgimiento del nacionalismo – parte 2

El desarrollo de la sociedad depende de la conjunción de muchos factores; sin embargo, fundamentalmente, está en relación con dos de ellos: el desarrollo de su capacidad productiva y la innovación de sus formas de distribución de la riqueza social. La interacción de estos dos grandes elementos, con predominancia de uno u otro, es lo que finalmente impulsa el desarrollo de la humanidad, teniendo en cuenta que, así como el factor productivo es el detonante y conducente del mismo, el factor distributivo es lo básico e imprescindible.

Desarrollo de la capacidad productiva humana

La Revolución Neolítica (4000 A.C) y la Revolución Industrial (siglo XVIII) son dos de los hitos más importantes que demuestran la capacidad de transformación social que tiene el desarrollo de las fuerzas productivas del hombre. La primera —con el dominio del riego a escala, la rueda, la escritura y la administración— inició el fin de la Era Primitiva y los antecedentes de la Época Esclavista; y la segunda —con el descubrimiento de nuevas técnicas, máquinas y fuentes de energía solo comparables en importancia con las creaciones del Neolítico— desintegró, finalmente, el sistema feudal e inició el gigantesco crecimiento productivo de bienes, transporte, comercio y finanzas del sistema industrial que hoy vivimos.

Deja una respuesta