Crisis General del Globalismo y la Innovación Socio-Política Alternativa | MNIP

Crisis General del Globalismo y la Innovación Socio-Política Alternativa

Las grandes corporaciones supranacionales y su sistema piramidal planetario, desde los años de 1980, han transferido ingentes cantidades de riqueza del mundo del trabajo al mundo del capital en todos los rincones del planeta, sobre todo a través de la economía de rentas, haciendo evidente e innegable la crisis final de la globalización industrial y financiera al ingresar a los años 2020.

Así, el sistema piramidal transnacional de la economía de mercado global, ha reproducido un sistema mundial de niveles socio-económicos con diferencias cada vez más marcadas entre la cúspide y la base de la pirámide social; igualmente, ha reproducido un Estado que depende cada vez más del arribo del capital global a sus países y cada vez menos de la economía social de dinámica interna; consecuentemente, ha reproducido una tecnología para la producción a escala y la sustitución del trabajo humano.

Todo ello, está reproduciendo igual e inexorablemente la ruina de más de 2000 millones de minifundistas y microempresas urbanas en todo el mundo, incapaces estos trabajadores propietarios de competir con las mercancías estandarizadas baratas de las grandes corporaciones. Por su parte, los grandes empresarios, Estados y tecnócratas se concentran en el desarrollo de la alta tecnología como sinonimia de progreso y desarrollo. Por ejemplo, en la aplicación de la robótica a la agricultura que puede producir hasta 30 veces más que la agricultura del siglo XX industrial. Sin reparar que el desarrollo económico-social, en los actuales momentos de super capacidad tecnológica y producción en masa, no lo determina la capacidad de oferta sino la capacidad de demanda de bienes y servicios, ni es consecuencia de la capacidad productiva del sistema económico sino de su capacidad de distribución de riqueza social a través de centros direccionales de modernización microempresarial, instituciones de microfinanzas y capacitación autogestionaria.

Sin embargo, la reproducción y concentración global de capital rentista y alta tecnología por un lado, y la destrucción del trabajo humano así como de la pequeña propiedad de minifundistas y microempresarios por el otro, provoca la desconexión nacional interna, la fracturación de las grandes ciudades y la conformación de pequeñas comunidades autosuficientes urbanas y rurales precarias, sobre todo en los países subdesarrollados.

El desarrollo irrefrenable del modo de producción de comunidades autosuficientes, se propagará en el mundo en unas cuantas décadas, en consonancia con la lucha mundial por la reducción a cero de las emisiones del efecto invernadero. La tecnología, los mercados y la política se tendrán que alinear a estas dos realidades trascendentes e insoslayables. Teniendo en cuenta que si no lo logramos, el planeta en que vivimos será un mundo de empobrecimiento masivo, caos, violencia y desolación ambiental, en solo 30 años.

Ha sido demostrado indiscutiblemente que los factores sobrantes de la economía mundial son el capital rentista (bonos, acciones, deuda global, activos inmobiliarios…) y la alta tecnología para la producción a escala planetaria, y que los factores escasos son los puestos de trabajo de calidad y la recreación del ambiente natural: limpieza del aire y del agua, la reposición de los glaciares y la reforestación de los bosques. En tal sentido, el antagonismo insostenible de la contradicción autodestructiva del capitalismo: capital vs trabajo ─que se manifiesta en la destrucción del trabajo asalariado y autogestionario por el capital global, y la destrucción de la demanda y el capital globales por el subempleo y la caída en espiral descendente del ingreso familiar en todo el mundo─ obliga a la conversión de esta vieja dicotomía en una tricotomía creadora de nueva riqueza: capital productivo – trabajo autogestionario – autosuficiencia comunitaria.

Pues bien, ¿cómo avanzar hacia un modelo económico de pequeña propiedad, autogestión social y comunidades autosuficientes en el Perú, en situaciones que la economía social en el país no cuenta con una sola organización de la política y el Estado que la represente?: creando, en la presente década, una nueva institucionalidad de innovación política e innovación social que comprenda las causas estructurales del atraso y la pobreza en los tiempos del Globalismo, y que pueda formular un programa de acción consecuente para superarlos, lo que implica un alto nivel de formación interdisciplinar en ciencias sociales (economía, sociología, política, historia, administración) y el método científico de producción de conocimiento verdadero.

Pero, para que todo esto sea posible habría que tener en cuenta dos grandes políticas sociales de aplicación inmediata: el shock fiscal de reactivación de la demanda de bienes y servicios básicos y la creación de nuevos liderazgos en la economía social.

  • Estados Unidos acaba de iniciar la aplicación de un tercer paquete de estímulos de 1.9 billones de dólares a través de cheques de 300 dólares por semana dirigidos directamente a los ciudadanos con ingresos menores a 80.000 dólares al año. Sabiendo que si no realiza este shock fiscal de reactivación de la demanda en la base de la pirámide social, es posible la fractura de esta y el colapso depresivo de todo el sistema económico. El Estado peruano está obligado a hacer lo mismo de forma proporcional o deprimir la economía social autogestionaria, que comprende al 75% de la PEA, por una década o más.
  • La economía social no se desarrolla por sí sola si no cuenta con centros direccionales que lideren eficazmente el conjunto fundamental de emprendimientos de creación de nueva riqueza que necesita, y que finalmente provoque la configuración de comunidades autosuficientes. El desarrollo social es un problema de liderazgo. Ninguna comunidad del mundo se enfrenta por sí sola a los grandes problemas críticos ni a la explotación de las grandes oportunidades prioritarias. Sin embargo, cuando surge este liderazgo, estos pueblos, de cualquier parte del mundo, se agigantan creando resultados impensables. No es cierto, como sostiene Hildebrandt, que “la corrupción nos es inherente…que así somos los peruanos…que la complicidad siempre nos llama”. Tampoco es cierto como sostiene Daniel Espinoza que “el Perú no existe como pueblo, como comunidad, como proyecto comprometido…que las masas en el Perú asumen las taras y los complejos de la casta dominante…y que los peruanos son aspirantes a capitalistas y admiradores de todo lo foráneo”.

¡Los problemas en el Perú están en sus líderes e intelectuales, no en sus pueblos!

Constitución de la Innovación Socio-política en el Perú

La innovación política y social verdadera no se basa en idearios ni valores etéreos de persona alguna u organización cualesquiera. Actualmente, en los años 2020 de crisis de cambio de época como la que vivimos en todo el mundo, la palabra innovación no tiene significado alguno si no se convierte en diseño y gestión de nuevos modos de vida economía social y política, que en su proceso de reproducción de prototipos se convierten primero en algunas comunidades autosuficientes locales y después en una constante a nivel nacional.

Todo consiste en ceñirse a la disciplina de la innovación estratégica ─que obliga a salirse del terreno competitivo existente en todo orden de cosas e inventar estrategias desconocidas hasta hoy─, practicar el seguimiento de tendencias y líderes del cambio mundial, e identificar nuevas formas de creación de riqueza y constitución de nuevos ambientes posindustriales locales.

Frente a todo ello, se evidencian los dos problemas fundamentales que aquejan a la sociedad peruana: la falta de creación de liderazgo y la falta de modernización de la economía social autogestionaria; todo ello con un trasfondo de desideologización de la clase política, atraso cultural de la sociedad civil frente a los grandes cambios y reestructuraciones mundiales, e impotencia nacional frente a la masificación del desempleo y la pobreza.

Significación de MNIP como Teoría Social

MNIP es una plataforma de conjunción de esfuerzos para la reivindicación de la Teoría Social como el sustento científico obligado para la constitución de organizaciones ligadas al desarrollo humano. Su reciente constitución (enero 2020) ha sido consecuencia del trabajo de investigación de la Asociación Nacional de Innovación y Liderazgo – ANIL creada el año 2001, precisamente para ser parte del desarrollo de las Ciencias Sociales por interdisciplinariedad en el mundo.

MNIP cuenta con una Teoría Social que explica la sociedad mundial como esencia y proceso según la naturaleza cambiante de la propiedad de la riqueza y el trabajo humano, que constituyen los factores básicos de producción social de la sociedad humana en todas sus etapas históricas. Así como la propiedad de esclavos y el trabajo coercitivo primario determinaron la naturaleza del mundo antiguo, y la propiedad de tierras de labranza y el trabajo de siervos determinaron la naturaleza del medioevo o sistema feudal, la propiedad del capital dinero y el trabajo de jornaleros determinó la naturaleza de la época contemporánea o sistema capitalista, así como la propiedad del capital saber patentado y el trabajo de científicos y tecnólogos están determinando el surgimiento de la sociedad poscapitalista o Tecnocracia.

Igualmente, MNIP asume la tesis de que todas las sociedades se han desarrollado a través de tres periodos evolutivos: de constitución sistémica, de potenciación e imperialismo y de globalización así como de autodestrucción; y que cada uno de estos periodos han sido antecedidos por momentos relativamente pequeños o líneas divisorias de grandes cambios y reestructuraciones.

En tal sentido, MNIP asume que estamos viviendo el tercer y último periodo centenario de globalización y autodestrucción del sistema del Capitalismo, que las décadas 2020 – 2040 constituyen una linea divisoria entre las épocas del Capitalismo y la Tecnocracia, y que estos momentos históricos de metamorfosis imprimen una naturaleza transformativa sistémica a su Programa de Acción.

MNIP como Programa de Acción

El Programa de Acción de MNIP tiene un trasfondo fundacional sistémico, no reivindicatorio ni reformista, que considera cuatro ejes fundamentales de actuación:

  • Nacionalización científica y tecnológica del desarrollo. De forma consistente con la desglobalización y repatriación de la gran industria hacia sus países ricos de origen, a base de la sustitución de mano de obra por alta tecnología, inteligencia artificial y robótica. Teniendo en cuenta que este nacionalismo es una oportunidad inédita para el desarrollo endógeno de los países andino – amazónicos como el Perú, sobre la base de sus recursos de flora y fauna y el conocimiento científico latente que ofrecen para un desarrollo extraordinario.
  • Deslocalización del desarrollo nacional. Que implicaría la concentración del desarrollo nacional en los ámbitos agropecuario, forestal y marítimo que el Perú tiene sin comparación, promoviendo la revolución de la pequeña propiedad, la gestión sostenible de los recursos naturales y la promoción de los modos de producción autogestionarios y autosuficientes.
  • Modernización y desarrollo de la economía social. La economía social del Perú, que ocupa al 75% de la PEA, es predominantemente autogestionaria, compuesta por pequeñas unidades de negocios familiares y emprendimientos individuales que son informales en un 80% (MYPES urbanas y minifundios). No es posible el desarrollo de esta economía, y consiguientemente del país, si no se organiza y moderniza a través de centros direccionales y redes de distribución de recursos financieros, gestión moderna y tecnología.
  • Creación de comunidades autosuficientes. Las comunidades locales que se constituyan por sí mismas, sobre la base de la autogestión social de pleno empleo, la producción de los bienes y servicios que necesitan para su desarrollo sostenible y la interconexión global con el desarrollo del conocimiento y la tecnología para el desarrollo humano, serán las células madre del desarrollo territorial por autosuficiencia local. A su vez , la réplica nacional de estas células será la condición indispensable para la estructuración del desarrollo de la sociedad peruana según sus diversas particularidades físicas y biológicas regionales, provinciales y locales.

MNIP como nueva institucionalidad

MNIP pretende servir significativamente a la creación de la nueva institucionalidad para el desarrollo nacional del Capital Saber y los Trabajadores del Saber como sociedad. Los cuatro pilares de esta transición sistémica serían la autoeducación interdisciplinar, la autogestión social moderna, la autosuficiencia de comunidades locales y el autogobierno local:

  • Autoeducación interdisciplinar. La auto-educación es la mejor manera de aprender y desarrollarse en el mundo actual. Es el arma más potente para enfrentar a esta época de tanta información. Los que son capaces de auto educarse tendrán más posibilidades de tener éxito en cualquier campo de trabajo. La educación tradicional tiene fecha de expiración, la autoeducación es para siempre. La primaria, la secundaria y la educación universitaria, incluso con especializaciones, prácticamente se acaba. Pero, en la era de la información, el dejar de inyectar conocimientos nuevos a la mente es sinónimo de quedarse estancado, en el mejor de los casos. Las pocas personas que entienden lo que es la auto- educación están constantemente aprendiendo cosas nuevas de diversas fuentes, haciendo que tengan una visión más amplia sobre cualquier tema. Hoy en día, el autoeducarse es sin duda algo realmente importante para toda persona (Autoeducación, la mejor manera de aprender y desarrollarse en este mundo).
  • Autogestión social moderna. Frente a la crisis sistémica del Globalismo, cuando cada vez más las iniciativas individuales y colectivas se emprenden autónomamente, sin depender de subvenciones de las administraciones públicas y sin someterse a los dictámenes de las grandes corporaciones, la autogestión se convierte en una estrategia vital de la sociedad y su desarrollo. Comenzando el siglo XXI, la autogestión se despliega alrededor del planeta como un nuevo estado de cosas de la sociedad mundial. Hacerse a sí mismo se vuelve la naturaleza humana de las culturas globalizadas (el arte es verbo no sustantivo, 2011).
  • Autosuficiencia de comunidades locales modernas. Cuando hablamos de autosuficiencia en torno a una sociedad o comunidad, estamos hablando usualmente de cómo ese conjunto de personas puede abastecerse a sí misma de los elementos más importantes para su supervivencia. Por ello se entiende que no recurren al comercio ni a otros tipos de intercambios típicos de las grandes sociedades industrializadas. Las comunidades autosuficientes (como lo fueron las comunidades de la edad media en Europa o como las muchas que hoy existen en diferentes partes del mundo) son comunidades más bien pequeñas que no recurren al uso de elementos tecnológicos artificiales sino que permanecen en mayor contacto con la naturaleza, obteniendo de ella todo aquello que sea necesario para sobrevivir, sin dejar de interconectarse con el desarrollo mundial del conocimiento científico para el desarrollo de la persona humana.
  • Autogobierno de comunidades autónomas. El autogobierno local es un sistema de administración de comunidades que logran su autonomía en el marco de la Constitución y las leyes de un país. Significa que todo el poder para hacerlo en el mundo de hoy, residiría en comunidades que han desarrollado sus capacidades de convivencia, distribución de riqueza social y gobernanza en el marco de la unidad indivisible de la economía, la sociedad y el territorio nacionales. Las normas que emanen de las instituciones de autogobierno tendrían que ser reconocidas por la ciudadanía y el Estado Nación. Igualmente, este transferiría competencias en asuntos de titularidad.

Desarrollo organizacional de MNIP

Ninguna organización grande o pequeña, local o planetaria, es inmune al cambio actualmente. Sin embargo, son pocas las que logran transformar sus maneras más fundamentales de pensar y su actuación estratégica. La necesaria transformación total de las organizaciones, frente a los cambios sistémicos en todo el mundo, es 80% liderazgo (formular teorías sociales, diseñar la transformación, inspirar y alinear en la acción) y 20% gestión (planificación, organización, presupuestos y solución de problemas). Sin embargo, en el desarrollo de organizaciones de los últimos 30 años, estos porcentajes están invertidos. Nuestras Escuelas de Administración continúan produciendo gerentes cuando la misión es producir líderes (John Kotter:2010).

Convocatoria y selección de líderes MNIP

La experiencia de la transformación institucional mundial, sugiere que solo alrededor del 15% de cualquier comunidad busca y acepta el cambio, y otro 15% lo rechaza a pesar de todos los esfuerzos, dejando un vasto sector intermedio de escépticos y reticentes. Por tal razón, todo proceso transformativo en el marco del cambio mundial, obliga a sus líderes a declarar un estado de urgencia institucional y seleccionar un grupo pequeño de coparticipantes clave para examinar las nuevas realidades emergentes, e identificar las crisis y oportunidades prioritarias. Para sobre esta base reunir un grupo mayor de personas con la facultad de enfrentar el cambio, creando una visión y estrategias eficaces para dirigir este. Teniendo en cuenta que en los meses subsiguientes se debe lograr resultados significativos, y que para ello se tendrá, precisamente, un nuevo enfoque holístico, un solo objetivo dominante y tres o cinco resultados de desempeño, sin necesidad de pasar semanas y meses fantaseando un plan para todo el año (Douglas Smith: 2010).

Los líderes seleccionados son los más autónomos y responsables en su trabajo. En los nuevos ambientes de la innovación disruptiva disminuye la eficiencia de los antiguos estilos de administración concentrados en tareas y procesos. Los nuevos líderes del siglo XXI aprenden a obtener resultados con las personas. En tal sentido, la primera obligación de los líderes es mantener informados a todos los participantes de la organización sobre los procesos globales del cambio, así como sobre los beneficios que estos traen para ellos y la organización. Así, los activistas crearán resultados significativos si son considerados como iguales. Considerando que solo se pueden realizar misiones trascendentes sobre la base de mentes complementarias unidas por un objetivo común (Bob Nelson y Warrent Bennis: 2010).

MNIP se sostiene en sus propios emprendimientos

MNIP considera que la fuerza principal del cambio en el nuevo contexto del Globalismo, es la modernización de las microempresas urbanas y el minifundismo como cadenas de creación de valor, que se convierten en desarrollo social. La clase política no entiende esta verdad universal. Se ha centrado en los últimos 40 años solo en el desarrollo por inversión y exportaciones. No entiende que la modernización de las MYPES y el minifundio como redes empresariales modernas y localidades autosuficientes, sería la mayor realización social de cualquier país en los últimos 50 años.

Mientras tanto, las teorías económicas vigentes ven al gobierno como una colección de individuos ilustrados dedicados a crear estabilidad económica y “ayudar” a las masas ignorantes, cuya conducta desordenada restringe el alcance de la política. En realidad, los políticos y el gobierno no pueden decir abiertamente que ellos son la élite ni pueden tachar de ignorantes a las masas. Ya sea consciente o inconscientemente, creen que su misión es “proteger” a las masas. Debemos crear sociedades basadas en el desarrollo de las MYPES y los minifundistas informales (12 millones de peruanos) mediante reformas estructurales antes que efectuando solamente cambios legislativos. Esto es necesario para poder crear un verdadero desarrollo social (Drucker: 1997).

Si la economía de MYPES y minifundistas locales inicia su desarrollo, las nuevas oportunidades de desarrollo económico y progreso social de toda la sociedad crecerán exponencialmente. ¿Por qué?. Porque la participación de la PEA subempleada en cadenas locales de generación de valor, darán origen a los modelos sociales de autocreación de valor de la PEA MYPE en general. Así, el desarrollo económico, social y político se desprenderá de la transformación de las condiciones de vida de los sectores de bajos ingresos y pequeñas localidades, que partiría, sobre todo, de una revolución cultural y organizacional de la pobreza. En tal sentido, MNIP, de forma consecuente con su visión del desarrollo desde la organización de la pobreza, potenciará su crecimiento orgánico de clase desde la promoción en la práctica de modelos de economía social autogestionaria y la reestructuración del Estado peruano para la multiplicación nacional de estos ejemplos.

Beneficios de los coparticipantes activos de MNIP

Los coparticipantes activos de MNIP adquieren una serie de beneficios inéditos y reales que constituyen la misión específica institucional:

  • Formación interdisciplinar en Ciencias Sociales y la praxis de la Administración Moderna por seguimiento de tendencias y líderes del cambio mundial, que garantiza un desarrollo personal de nuevas capacidades en visión sociológica holística y creación de nueva riqueza.
    • Representación local (regional, provincial, distrital, comunitaria) y/o sectorial como asociado directivo de MNIP y ANIL, en relación con los programas nacionales de autoeducación y creación de prototipos socio-políticos y de autogestión social: modernización MYPE, autosuficiencia periurbana y neorruralismo, según el concepto de concesiones druckeriano.
    • Participación y coautoría en actividades de promoción en redes sociales así como en la edición y publicación de artículos, estudios especializados y Cuaderno de Resúmenes y Síntesis de MNIP y ANIL.
    • Liderazgo local como promotor, ejecutivo o experto en emprendimientos de capacitación, diseño y autogestión social MYPE, autosuficiencia periurbana, ocupación agrosocial de tierras y neorruralismo, así como en proyectos de finanzas, cooperativismo integral y marketing de contenidos.

¡Intégrate como asociado directivo a MNIP y ANIL!

3 Comentarios sobre “Crisis General del Globalismo y la Innovación Socio-Política Alternativa

  1. Se necesitan verdaderos líderes, q se desprendan de todo interés personal y de grupos. Pará formar y educar una sociedad llena de valores y principios.

  2. El mundo en su totalidad pasa por una crisis sanitaria y económica, y el Perú en su condición de país subdesarrollado esta expuesto a una crisis mas profunda en los aspectos mencionados, y si en la crisis global descrita se dice que la autogestion sera el futuro, entonces ya debe trabajarse en ese sentido el empoderar las PYMES y a los emprendedores que a la fecha no tienen ese apoyo mas en lo económico con inversiones para fortalecerlos y así procurar garantizar la mano de obra que generan cada empresa pequeña en las distintas industrias mas que todo en minería que sera el que aporte para salir de la crisis actual. En la autoeducacion si muestro mi acuerdo pero para eso también hay que masificar las comunicaciones por Internet.

Deja una respuesta