El fracaso de la cuarentena, el Estado, y la política en el Perú: causas, implicancias y alternativas | MNIP

El fracaso de la cuarentena, el Estado, y la política en el Perú: causas, implicancias y alternativas

El rotundo fracaso de la cuarentena en el Perú, a pesar de su aplicación temprana para controlar la expansión de la enfermedad del COVID-19, no ha develado tan solo la naturaleza y la incapacidad del Gobierno y el Estado peruanos, así como de la “clase política” peruana en general; ha develado algo más grave, sistémico y profundo: la obsolescencia de las teorías económicas, políticas y de la Administración provenientes del siglo XX, que son las que guían las estrategias y acciones de los líderes y ejecutivos de la economía, la sociedad y la política en todos sus ámbitos geográficos, sectores y niveles socioeconómicos.

La teoría económica, el PBI y el Estado Corporación

La teoría económica convencional considera el crecimiento del PBI* como el indicador universal del desarrollo económico de un país; considerando implícitamente que este PBI es consecuencia, fundamentalmente, de la inversión extranjera y las exportaciones consiguientes que se realizan en y desde el territorio nacional. Este viejo paradigma explica las estrategias y la actuación fallidas del Estado y la “clase política” (*PBI: valor monetario del total de bienes y servicios producidos en un país).

En el Perú, el total de bienes y servicios producidos por las grandes y medianas empresas privadas, públicas y paraestatales (como Odebrecht, el Club de la Construcción, constructoras y subcontratistas), es equivalente al 75% del PBI global del país, configuran los niveles socioeconómicos A-B (18% de la población) y emplea al 25% de la PEA nacional. Lo que implica que los niveles socioeconómicos C-D-E (82% de la población) solo producen el 25% del PBI global de Perú, a pesar que emplean al 75% de la PEA (que es casi totalmente informal como pequeños emprendimientos autogestionarios de todo tipo). Esta realidad económico-social actual, en lo fundamental y como proceso, demuestra:

  1. Que, el Estado Nación del Perú, desde la década de 1990, se ha transformado velozmente en un Estado Corporación (Andrei Fúrsov: 2013). Es decir, en un Estado cuya dedicación fundamental es la creación de “condiciones competitivas” para el arribo del capital de las grandes corporaciones supranacionales, que supuestamente resolvería el crecimiento económico, el empleo y la vida económica masiva de mercado (donde todos serían parte de la oferta y la demanda de bienes y servicios); pasando a segundo plano las responsabilidades centrales del Estado de Bienestar de posguerra (1945): educación, salud, empleo, vivienda y protección social. En tal situación no habría nada qué esperar del Estado Corporación en sí.
  2. Que, las políticas del Estado Corporación para la “reactivación de la economía”están en íntima relación con la defensa y recuperación del PBI A-B o PBI corporación, el 75% del PBI global de Perú; del cual depende el presupuesto público y la economía estatal/paraestatal. El Estado peruano, en tal sentido, no dependería del PBI C-D-E o PBI Mype, aunque ocupe este el 75% de la PEA. Este PBI y PEA Mype, consiguientemente, no tendrían por qué ser el centro de sus preocupaciones. Los Estados Corporación y la teoría económica consideran a este sector como algo no rentable, sobrante, siendo su preocupación más bien el cómo librarse de estas “capas sociales innecesarias”.
  3. Que, sin embargo, las cuarentenas anti-coronavirus, sobre todo en los países no desarrollados como Perú, solo tendrían éxito sanitario y de contención del empobrecimiento masivo si son sostenidos con inyección de liquidez por parte del Estado en la PEA C-D-E, reponiendo los ingresos que esta PEA empobrecida deja de producir o percibir a diario. Esta inyección de liquidez, en los países desarrollados, se conoce como “dinero helicóptero”, shock fiscal en la base de la pirámide social o renta básica temporal.

Las cuarentenas con “dinero helicóptero”, desde el punto de vista de un Estado Social, se convertirían en un periodo de tiempo de programación de un segundo shock de creación de trabajo temporal en infraestructura física, así como de un tercer shock de oferta agropecuaria a base de microcrédito rural. Todo ello para crear el tiempo suficiente de recuperación de la economía C-D-E por autogestión social y autosuficiencia territorial. Sin embargo, teniendo en cuenta que el Estado Corporación peruano no tendría la capacidad institucional para aplicar un shock fiscal de liquidez en la base de la pirámide social de la PEA, la autogestión social y la autosuficiencia local sería la alternativa, si cuentan con un liderazgo de innovación política e innovación social.

La autogestión social y la autosuficiencia local

El diseño, liderazgo y autogestión de una revolución de la pequeña propiedad y el trabajo de la PEA total en comunidades periféricas urbanas, y distritales de la sierra como de la Amazonía, que se iniciarían como emprendimientos locales piloto, sería la base del desarrollo económico social en el siglo XXI; considerando que la directriz sería la autosuficiencia local progresiva, consistente en una cada vez menor dependencia de los bienes y servicios estandarizados del mercado global, y, una mayor producción y excedente ecosostenible, de tal forma que todo ello genere un proceso de acumulación originaria de capital dinero y capital saber técnico científico.

Teniendo en cuenta que, finalmente, el desarrollo local, regional y nacional no es por potencialidades y capacidades productivas sino por potencialidades y capacidades de liderazgo y distribución de la riqueza social. Veamos:

La importancia de la distribución de la riqueza social rara vez la entienden los economistas, mucho menos los políticos y los gobiernos. Sin embargo, la distribución más que la producción es el principal motor del desarrollo económico (Peter Drucker). La teoría económica del desarrollo impulsado por la inversión de capital, está dando menores resultados cada vez. Está produciendo cada vez más tecnología pero cada vez menos puestos de trabajo y potencial humano. El desarrollo impulsado por la distribución, por el contrario, crea muchas pequeñas empresas y justamente por eso recursos y competencia humanos.

No existe una fórmula única para enfrentar el reto del desarrollo masivo de pequeñas empresas familiares, pero sí se plantea que lo más importante de todo es la creación de una nueva cultura organizacional para que trabajen a través de asociaciones de pequeñas empresas independientes eficazmente lideradas (los sistemas asociativos de MYPEs en el Perú, por falta de creación de un liderazgo eficaz, tienen una casi nula capacidad de gestión).

Todo el problema radica en tener una buena orientación y no equivocarse del objetivo de luchar contra el desempleo y el subempleo (actualmente las
economías nacionales globalizadas no crean empleo masivo sino de remuneraciones mínimas, consiguientemente caen los ingresos familiares y el consumo de la población, que es el motor de la economía real).

Pero, ¿estamos en condiciones de asumir tal desafío?

Sin duda, si nos ponemos al servicio de la creación y gestión de nuevos prototipos de consorcios de pequeñas empresas por mitosis y liderazgo empresariales.

El desarrollo por mitosis.

Los sistemas sociales grandes y complejos no se cambian desde arriba, salvo estén en medio del desastre. Pero el desarrollo desde abajo significa comenzar de cero otra vez. En el período actual del desarrollo tecnológico, significa crear una multitud de pequeñas empresas de todo tipo (de negocios, culturales, sociales, y/o políticas) que permitan a la gente ver el fruto de sus esfuerzos. Consiste en crear embriones que crecen a través de un proceso de división celular: una única célula se convierte en dos, luego en cuatro, ocho, 16, y así sucesivamente. Algunas células se convierten en pulmones, otras en dedos de los pies, en huesos, en tendones y en todos los demás órganos y estructuras del cuerpo. División y diferenciación, esa es la esencia del crecimiento. Lo mismo ocurre con las economías y las organizaciones. Cuando estas dejan de dividirse y diferenciarse, la innovación muere y el crecimiento se frena (Hamel, 2007).

El desarrollo por creación de liderazgo.

Los nuevos pioneros y profesionales de la asociatividad moderna deberán ser formados y entrenados en el seguimiento de tendencias de la autogestión y la construcción de cadenas de pequeñas empresas modernas, lo cual preparará a los futuros ejecutivos en la creación de prototipos empresariales replicables, la gestión estratégica de la mitosis empresarial, el planeamiento conjunto y el trabajo a escala.

Todo ello teniendo en cuenta la sentencia de Peter Drucker sobre los líderes:
Los líderes más eficaces son, en primer lugar, modelos de liderazgo centrados en los principios; se han dado cuenta de que todos estamos sujetos a las leyes naturales o a los principios rectores de la sociedad que obran independientemente de que los conozcamos o los obedezcamos. Nuestra eficacia social se funda en el alineamiento con esos principios inviolables: las leyes naturales de la dimensión humana, que son
simplemente tan reales y tan invariables como en la dimensión física son las leyes de la gravedad. Estos principios están entrelazados en el tejido de cada sociedad civilizada y constituyen las raíces de toda organización que ha perdurado (Drucker, 1989).

11 Comentarios sobre “El fracaso de la cuarentena, el Estado, y la política en el Perú: causas, implicancias y alternativas

  1. Considerando que la pandemia del coronavirus es mundial, el “fracaso de la cuarentena”, también, es mundial; por lo que, mientras esté vigente la Konstitución aprofujimorista neoliberalista, el Estado y la “política” en el Perú, seguirán su curso “normal”, precisamente con la práctica de la corrupción ganaralizadaa e institucionalaizada en toda la administración pública desde los albores de la “República”, así como los abusos de poder y del derecho, perpetrados desde el Estado corrupto.

    1. Y cual es tu punto, se supone hablar las de la cuarentena o del la Constitución de Fujimori,basta de demagogias, todo tiene su lado A Y lado B nada es singular todo es plural, la conducta de las personas y/ o autoridades que comenten actos de corrupción son echos realizados por ellos no por una línea, partidaria, es el inconsciente, de valores de nuestra cultura, aquí ya no se corre se vuela, aquí ya no quieren que les des si no que les pongan donde hay, la corrupción está generalizada y siempre a sido así desde el inicio de la épica republicana y tal vez antes. Por que ahora gritar a los cuatro vientos corruptos, corruptos,y no realizar ningún acto para destrozar la corrupción, por que los colegios profesionales no crean un proyecto, y tratan de que se lleve acabó, por que formar parte de los gritones y críticos sin hacer nada por el cambio, una Superintendencia de lucha Anticorrupción, y defensa del Estado,con poderes ilimitados, para investigar a quien se le de la gana, al presidente si es necesario, una universidad de Ciencias políticas,y nadije que no haya pasado y ser re conocido por está universidad no podría postular eso sería fomentar un cambio

  2. Cualquier gobernante q entre será igual o peor mientras sigue la Constitución del ,93 u rsto le sumamos la ignorancia política, la cultura social no cambiaremo

    1. una Constitución, comunista quieres decir no de coneoliberales neoliberal, si con está Constitución, los marxistas leninistas, foro de Sao Paulo están conduciendo el país a la quiebra y de seguir así vamos acabar como muchos países comunistas, en el desfiladero, a puntito de irnos al abismo, que sería si permitimos un cambio de Constitución, ese es el anhelo de todo comunista que el Estado sea el empresario para obtener un cupo de trabajo en esas fábricas de burocracia, y corrupción como ya las hemos vivido anteriormente, en mi sentir comunismo nunca más

  3. En alineamiento al eficiente ejercicio de catarsis,diagnóstico y análisis efectuado,restaría sólo indicar que al no existir ni evidencia ni iniciativa de la formulación y gestión de una política pública sobre la Economía Solidaria en nuestro querido país,se seguirán manifestando señales estructurales de un modelo económico “des compensado” al cual reconocemos como de Economía Social de Mercado.
    Pues este modelo que impera en el Peru y reconocido constitucionalmente,a pesar de ser bueno,denota una asimetría entre los pilares sobre los que se fundamenta:
    Una política económica y una política social,demás está añadir mayor comentario a lo expresado magistralmente en el presente artículo respecto al manejo económico,pues si bien es cierto a nivel macroeconómico se han tenido resultados destacables,lo que adolece nuestra política económica es de una precisión quirúrgica en las vastas dimensiones de las microeconomías nacionales,regionales y locales,es decir,ahí en donde la economía urbana informal y las economías locales NO cuentan con una verdadera y sostenida voluntad política para encauzar todo el potencial de crecimiento que SI pueden lograr mediante esquemas de autogestión y asociatividad que los lleve al match,es decir,al encuentro formal con las empresas medianas y grandes; por ello,ante la orfandad de una política pública sobre estas economías solidarias en donde se pone al centro no el capital sino más bien el trabajo y en relación a este,el trabajo cooperativo,el trabajo basado en la colaboración,seguiremos pues postergando la detonación de la productividad local.
    En cuanto,al otro pilar de la economía social de mercado que es nuestro modelo económico vigente de acuerdo a la Constitución Política del Peru,dijimos que está descompensado porque presenta una asimetría entre lo económico y lo social y esto hace que se llegue a cuestionar paradójicamente a este tipo de economía que si es virtuosa en resultados en otros países.
    Si podemos afirmar que la política económica tiene como ente rector al Ministerio de Economía y Finanzas-MEF,lastimosamente no podemos decir lo mismo en relación a la rectoría de la Política Social de nuestro país,esta disfunción estructural hace e impide que se visibilice los esfuerzos y resultados dispersos sobre las políticas sociales;este desequilibrio estratégico entre el componente económico y social de nuestro modelo económico,es debido a una falta de sostenibilidad en la gestión del mismo,el problema no es el modelo sino la limitada capacidad de gestión de la economía social de mercado.
    Así como la Política Económica,requiere con urgencia la formulación y gestión de una política pública sobre el fomento y promoción de economías solidarias,las que justamente son materia del excelente análisis sintético desarrollado en el presente artículo con un gran esfuerzo de síntesis pero increíblemente explicado,también urge señales ineludibles para formular desde la otra vertiente,es decir,desde la Política Social,ajustes necesarios sobre una política pública respecto a la responsabilidad social,entendida esta tanto para su práctica en la actividad estatal como en la actividad privada,una política pública que incorpore transversalmente estudios de impacto social a toda iniciativa sea de carácter político como igualmente de naturaleza empresarial.
    Una política pública sobre Responsabilidad Social,se constituye en la herramienta de articulación sistémica entre el Estado,Empresa,Sociedad Civil,Academia y necesariamente la Comunidad,bajo influencia de los sectores antes descritos;es increíble que los exiguos planes de responsabilidad social de las empresas en general no sean concatenantes con los Planes de Desarrollo Concertados Regionales y Locales,reduciendo de esta forma a pocos de forma individual o personal las compensaciones que sin embargo pudieran coberturar comunitariamente a todo un territorio específico.
    Como señalé en los párrafos precedentes,el problema no es el modelo económico en sí sino más bien la gestión del mismo; por lo que es necesario formular en el componente económico una política pública de segunda generación que INCLUYA a las economías asociativas que existen bajo lazos del principio de la solidaridad y por el otro lado,igualmente es necesario que se formule en el componente social del modelo una política pública que INCORPORE a la responsabilidad social y también al servicio civil de la Comunidad.
    El presente evento pandemico que viene generando a través de la muerte profundas reflexiones acerca de todo lo que hemos venido dejando de hacer,nos obliga a apelar al concurso de todos sin excepción y en ese orden de ideas,ya no cabe ni resiste mayor análisis que se acepte como algo “normal “ que solamente el servicio civil de graduandos abarque sólo a los graduados en Derecho y la Medicina Humana (estos prestan sus servicios a través del esquema denominado SERUM); porque la pregunta éticamente pertinente ahora más que nunca es decirnos: “acaso el país no necesitaba desde siempre que todas las profesiones sin excepción pudiesen prestar sus servicios a la Nación de forma voluntaria pero con incentivos para contribuir con el progreso de nuestro querido país??”
    Estamos aún a tiempo de revertir las formas en que hemos estado viviendo,YA NADA SERÁ IGUAL,por ello tenemos que resurgir siendo una sociedad diferente y referente para el concierto internacional.
    Una vez un señor Profesor nos dijo en el aula al terminar su cátedra: “ El día que nosotros los peruanos nos demos cuenta de la fuerza telúrica de nuestro pasado este país será incontenible en progreso y desarrollo “.
    Que Dios nos bendiga hoy y siempre.

  4. Es muy fuerte pensar en que ya nada será igual, pero esa es la realidad, tan altisonante y a la vez nefasta, para un país que vive el día a día como si se tratara de una pesadilla, con miles de personas fallecidas, familias enteras devastadas, por la pérdida de un ser querido, y peor aún enfrentar a un estado incólume al que se acude por auxilio, pero éste no tiene la capacidad de respuesta tan rápida o eficaz y mucho menos eficiente, para quienes se atreven en confiar en el bendito sistema estatal; y más bien nos azota ante la cara la existencia de mafiosos que descaradamente roban apoyados en una constitución legalizada para tal fín, una constitución nacida de las entrañas de la corrupción para avalarla, sin miramientos ni pena de nada ni de nadie, y basta con observar los sucesos últimos de la pandemia, o el fenómeno de lluvias del 2017 y la “reconstrucción”,o caer en cuenta de que todos los recursos naturales de nuestra patria se encuentran siendo explotadas por empresas extranjeras que no pagan impuestos, que no velan por el medio ambiente y mas bien depredan todo a su paso, y mucho menos tienen la conciencia de ayudar a las comunidades aledañas a los centros de explotación, causando estragos en la salud de dichas poblaciones, ¡pobre somos! no!! no somos pobres!! es la indiferencia que mata!! la falta de solidaridad!! falta de sentido patriótico!!, porque no es más patriota aquel que todos los 28 de Julio cuelga la bandera y se porta la escarapela al pecho pero que al ejercer su trabajo no sirve a los demás y termina sirviéndose con alevosía, premeditación y ventaja del puesto que ocupa, al que llegó tal vez por concurso o en la mayoría de los casos por compadrazgo o tarjetazo. Nuestro país tiene muchas leyes pero la más importante, la Constitución, es la que se encuentra corrompida, dando rienda suelta a los delitos, legalizándolos, y protegiendo a sus corruptores. aquí es donde se debe atacar a la raíz de la putrefacción sin parches, directo a la raíz del asunto.
    Si comparamos, en términos de salud si tienes una apendicitis, no vas y atacas la fiebre, simplemente se extrae el apéndice, el origen del problema, no vas y tratas la fiebre, porque al fin de cuentas es sólo el síntoma, el origen del problema es lo que se debe atacar, y muy cierto es que para solucionar los problemas no sólo deben involucrarse un sector de la población o grupo de profesionales, sino todos los sectores y grupos profesionales debemos aportar para que nuestro país cambie sus paradigmas, el pensar como una nación pobre, sin garra, sin un rumbo, u objetivo nacional, que contemple como algo básico desterrar la corrupción, difícil? si, pero no imposible!!, empezar por que el estado no solo sea promotor de todo sino responsable , con las políticas en salud y educación, pilares de toda sociedad, economía, y fomentar las bases para lograr una sociedad justa, solidaria, inclusiva, pacífica, progresista, que promueva el bien común, que promueva el desarrollo de la ciencia y la investigación, que levante un censo de los recursos y derecho de propiedad de los mismos, que se exalte el amor a la patria y la práctica de valores, inspirados en la moral de nuestros antepasados incas, quienes con solo tres máximas lograron un imperio grandioso.
    Compatriotas, los sueños son sólo eso, sueños, cuando no les damos la acción y el impulso necesario, y si es de locos pensar esto, pues bien estaremos locos, pero de los que van adelante abriendo el camino para que los cuerdos transiten por ellos.

  5. La sociedad civil ha sido neutralizada por el covid-19 y la cuarentena, estuvimos a merced de las estructuras e instituciones estatales, los líderes políticos y sus partidos políticos, ello dejaron en evidencia sus grandes PROBLEMAS como su estructura ideología, sus fundamentos (no tienen ideas claras sobre la economía, la sociedad, la política, el mercado, entre otras cosas). Y por ello no han respondido rápidamente para solucionar los problemas, caso contrario se ha evidenciado un aprovechamiento del estado de emergencia para desfalcar al estado y con escusas de emergencia sanitaria seguir usando el dinero de las instituciones del estado para fines de interés personal y beneficios de sus entornos.
    Creo que no hay una respuesta política- organizacional porque no hay partidos políticos que tengas un mapa de ruta clara de “que hacer, porque hacerlo y cómo hacerlo”. No hay una estructura ideológica en los líderes políticos. De las cerca de 1,862 municipalidades distritales y provinciales, la gran mayoría no pertenecen a partidos políticos nacionales sino a pequeños movimientos políticos e independientes, obviamente sin ideología y con dudosas reputaciones morales, es por ello que no hubo resonancia entre el gobierno (sin partido político), congreso (partidos políticos sin ideología), gobiernos locales y provinciales (sin partidos políticos y sin ideología).
    Era el momento perfecto para hacer el “cambio de arriba hacia abajo”, la excusa perfecta para hacer cambios rotundos en Salud, Educación, Economía, fomento del mercado interno, etc…
    Ejemplo: “los mercado de los barrios siempre estuvieron desordenadas, sucias, aglomeradas. Por el tema de la pandemia se trató de cambiar eso y se improvisó poner un lavadero en las entradas de los mercados, en re-ubicar “puestos” que estaban en las veredas, procuraron que cada tiendita tengas las medidas de seguridad, etc…” – pero se pudo aprovechar para modernizar los mercados y organizar el comercio minorista; pero no había ningún prototipo a seguir.
    La pandemia ha hecho un “Reset” de todo, es como “COMENZAR DE CERO” ahora depende de cómo se organiza, se estructura y se fundamenta cada acción que se haga, ojala que el Perú no se reactive por inercia o por instinto de supervivencia sino planificación, pero ¿Quién debe hacerlo?.

  6. Para recuperar la economía nacional van a transcurrir muchos largos años, fundamentalmente basado que la constitución política del Peru tiene que reformarse sobre las estructuras económicas en base de lo sociedad del entorno ambiental de cada región de nuestro país, a través de la productividad de los trabajadores, con el apoyo tecnológico monitorizado por el gobierno nacional y regionales.

  7. Esta claro que en nuestro país tenemos un Estado Corporación cuya economía esta relacionada a grandes y medianas empresas privadas, publicas y para estatales, que producen bienes y servicios equivalente al 75% del PBI global del país y representa el 18% de la población de los niveles A-B, entonces el 82% del resto de la población (C-D-E) vivirá en una incertidumbre si no se adoptan políticas inmediatas y urgentes para un emprendimiento real que parta de la pequeña y mediana agricultura como contribuyentes fundamentales de la seguridad alimentaria, de lo contrario, se estaría abriendo la vía de hambruna a un futuro no muy lejano; la misma atención deber ser para la pesca artesanal.

Deja una respuesta