Interdisciplinariedad, posmodernismo y autoeducación: educación superior alternativa | MNIP

Interdisciplinariedad, posmodernismo y autoeducación: educación superior alternativa

Crisis y obsolescencia de la doctrina de la educación

La llamada crisis educativa mundial se explica, fundamentalmente, por la incapacidad de las instituciones educativas rectoras de construir alternativas frente a la crisis sistémica insoslayable del modelo pedagógico de la sociedad contemporánea (siglo XVIII – siglo XX), frente al hecho incuestionable del crecimiento acelerado del conocimiento y su rápida obsolescencia. (…) Ya no podemos seguir separando las disciplinas o “especialidades” del desarrollo, pues unas no pueden existir sin las otras. La vida nunca se presenta fragmentada o parcialmente. Lo importante es recordar que cualquier objetivo de innovación social, empresarial o político jamás será dominado por una explicación sesgada de la realidad (Cândida, 2010).

Así, en los últimos 30 años, los programas convencionales de profesionalización especializada se han centrado en la capacitación técnica y funcional de profesionales, creando una generación de ejecutivos pragmáticos y operacionales, e ignorando el problema número uno del desarrollo: la falta de ejecutivos cerebrales y eficaces capaces de conformar una nueva generación de organismos dentro de la sociedad política y empresarial, que haga posible el desarrollo del país en las actuales circunstancias globales (Drucker, 1989).

La revolución del currículo y el enciclopedismo poscapitalista

Todo acto educacional nos debería sugerir ‘la participación de diferentes áreas del conocimiento frente a la realidad como un sistema vivo y mutante’. Todo ello implica la creación de ‘un currículo como un espacio vivo’ de construcción de conocimientos complejos e interdisciplinares. Un currículo en acción, en movimiento, abierto a la vida, que se va transformando desde las relaciones e interacciones que se producen. Un currículo derivado de los contextos y de los educandos —sin importar su edad, cargo o credenciales— que no ignoran el papel de los cambios y las reestructuraciones globales. Un currículo transformativo, liderado por objetivos de innovación social que, obligado por el cumplimiento de tales objetivos, trasciende las fronteras disciplinares, rompe las barreras programáticas y todo lo que limita el pensamiento, el sentimiento y la acción del educando (Cândida, 2010).

"Todo acto educacional nos debería sugerir ‘la participación de diferentes áreas del conocimiento frente a la realidad como un sistema vivo y mutante" Clic para tuitear

Finalmente, la revolución interdisciplinar y constructivista del currículo exigiría un nuevo y necesario enciclopedismo que, como diría Diderot, sería la reunión de conocimientos poscapitalistas dispersos por la faz de la tierra. La Enciclopedia fue la obra de síntesis de los conocimientos creados por la humanidad en un momento de su historia, en los albores del Capitalismo. Fue una especie de inventario de la civilización en un momento dado.

Así, nuestra pretensión es mostrar ahora la riqueza acumulada de los nuevos conocimientos provenientes del cambio en los albores del Poscapitalismo. La Enciclopedia del siglo XXI sería así una empresa editorial que, en manos de filósofos del Posmodernismo científico, se convertiría en una obra revolucionaria, en el instrumento idóneo para canalizar las inquietudes y aspiraciones de los sectores más avanzados de la sociedad; los mismos que se estructurarían como una dirección autorizada de equipos cualificados de redactores con absoluta libertad y responsabilidad, que reúnen y organizan nuevos saberes con un plan orgánico de trabajo.

Modernidad, posmodernismo y pensamiento complejo

La Modernidad “como período histórico” hace referencia al proceso de transformación científica, política e industrial de la Sociedad Occidental. Sobre todo hace referencia a la Revolución Industrial inglesa, la Revolución Política francesa y la Revolución Educativa alemana que se desarrollan a partir de la expansión de los factores básicos de producción social del Capitalismo, el capital y el trabajo asalariado.

Estos grandes acontecimientos inician una nueva etapa del desarrollo de la humanidad: la Sociedad Contemporánea o Capitalista. Dominan el primer período de constitución del Capitalismo (1750 – 1850) y el segundo período de potenciación e imperialismo capitalista (1850 – 1950). El Posmodernismo se desenvuelve en y con el tercer período de la Sociedad Contemporánea: el Capitalismo Global, como lo define George Soros (1950 – 2050). Aún más desde la década de 1980 con el impulso político del periodo globalista representado por Ronald Reagan y Margaret Thatcher.

En tal sentido, el Posmodernismo expresa la obsolescencia cultural y organizacional del tercer y último período del Capitalismo, la globalización histórica de esta civilización —que es el Capitalismo de la destrucción ecológica, la explosión demográfica y la extinción del trabajo asalariado—. La esencia de la Posmodernidad así es la creencia metafísica que el devenir social está sujeto a la contingencia y a la casualidad, no a los principios históricos de la sociedad humana que son tan innegables e insoslayables como las leyes de la naturaleza física (vg. la ley de la gravedad).

Interdisciplinariedad, autoeducación y gestión del aprendizaje

En las presentes circunstancias de crisis general, la fragmentación de las teorías y disciplinas del desarrollo económico social, como la llamada hiperespecialización dentro del mundo corporativo, castra la imaginación y la creatividad de directivos y ejecutivos. Necesitamos un pensamiento interdisciplinar que pase de una teoría social a otra o de estas a las ciencias naturales inclusive. Así, todo acto educacional nos debería sugerir la participación de diferentes áreas del conocimiento frente a la realidad como un sistema vivo y mutante. Igualmente, el estudiante debe crear su propio conocimiento a base de un proceso de aprendizaje que logra él mismo. Mientras tanto, el ‘docente’ debe ser un ‘profesional del aprendizaje’ en lugar de ser un especialista en un tema (Basado en Maria Cândida Moraes: 2010 y Peter Drucker, 2000).

La auto-educación es la mejor manera de aprender y desarrollarse en este mundo. Es el arma más potente para enfrentar a esta época de tanta información. Los que son capaces de auto educarse tendrán más posibilidades de tener éxito en cualquier campo de trabajo (…) La educación tradicional tiene fecha de expiración, la autoeducación es para siempre. La primaria, la secundaria y la educación universitaria, incluso con especializaciones prácticamente se acaba (…) Pero, en la era de la información, el dejar de inyectarle conocimientos nuevos a la mente es sinónimo de quedarse estancado, en el mejor de los casos. Las pocas personas que entienden lo que es la auto-educación están constantemente aprendiendo cosas nuevas de diversas fuentes, haciendo que tengan una visión más amplia sobre cualquier tema. Hoy en día, el auto-educarse es sin duda algo realmente importante para toda persona.

"La auto-educación es la mejor manera de aprender y desarrollarse en este mundo. Es el arma más potente para enfrentar a esta época de tanta información" Clic para tuitear

En la educación siempre se trata de buscar información que realmente nos importe. Una de las cosas más criticadas del sistema educativo actual es que tratan de enseñarles a muchas personas el mismo contenido, y de la misma manera, juzgándolos a todos por igual (…) La auto-educación desarrolla a las personas por encima de aquellas que no lo hacen. Para actuar de mejor manera y conseguir mejores resultados, se necesita cambiar de manera de pensar; y el auto-educarse trae consigo un desarrollo mental por encima de las personas que ignoran este concepto (Auto-educación, la mejor manera de aprender y desarrollarse en este mundo).

Deja una respuesta